Hechos, no palabras: Exigimos una Ley Abolicionista del sistema prostitucional

Hoy estamos aquí frente a un prostíbulo del Paseo de la Castellana, donde seguramente los vecinos y vecinas de este barrio consideran que viven en un lugar ajeno a cualquier forma de criminalidad.

Vecina, vecino, vives cerca de un campo de concentración de mujeres. Uno de los 1.500 que existen junto a miles de pisos que también funcionan como zulos de explotación sexual de alrededor de 100 mil mujeres y niñas en España.

¿Cuántos de vosotros y vosotras conocéis cómo funciona el sistema prostitucional?

La prostitución es una forma extrema de violencia sexual que padecen las mujeres, una violencia corporativa que sostiene el privilegio de los hombres de violar a mujeres por un precio que es accesible a varones de todas las edades y clases sociales, por 20 euros en un polígono a pocos kilómetros de aquí, hasta 300 euros en un local exclusivo como este. Esta fotografía te la puedes encontrar en casi todos los países del mundo.

La explotación sexual y económica de mujeres, niñas y niños no solo es una violación grave de los derechos humanos, sino también una de las formas más lucrativas de delincuencia global organizada. El mercado de la trata de seres humanos genera 150 mil millones de euros anuales en el mundo. El 66% de estas ganancias criminales provienen del mercado de la prostitución.

Trata y prostitución son las caras de una misma barbarie, el sistema prostitucional. Y por tanto prostitución y trata son inseparables.

Hoy venimos a denunciar que los puteros -mal llamados clientes- son los principales responsables de la esclavitud del siglo XXI porque el cien por cien de las ganancias obtenidas en el sistema prostitucional proviene de la demanda masculina.

España ocupa el primer puesto en consumo de prostitución de Europa y el tercero en el mundo. Estamos rodeadas de puteros: son nuestros amigos, compañeros de trabajo, padres, hijos, nuestras parejas…

Son nuestros gobernantes los que derrochan nuestro dinero público en puticlubs, monumentos de la corrupción:

  • los 32.000 euros de la trama de los ERE que involucró a políticos del PSOE en Andalucía[1] gastados en prostitución de lujo;
  • el “servicio de señoritas” que ofrecía el cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa a los políticos que sobornaba del PP[2] ;
  • el “volquete de putas” con el que celebraban los políticos del PP de Madrid implicados en el Caso Pünica[3].

La cultura putera atraviesa todas las capas sociales de este país y se ha incrustado en la podredumbre política allí donde ha llegado.

En este marco pretenden que el movimiento feminista acepte como legítimo un debate sobre la legalización de la prostitución.


Referencias

¿Se creen que pueden engañarnos ciertos poderes políticos y económicos, el lobby proxeneta y sus cómplices, algunos medios de comunicación, universidades e influencers, que promueven y defienden el “trabajo sexual”?

¿Cuántos de estos actores mencionados se lucran u obtienen favores políticos y/o dividendos económicos a costa de legitimar la normalización de la esclavitud sexual?

Sólo hay un debate posible: cómo abolir la prostitución:

Con leyes, políticas públicas y educación afectivo-sexual feminista.

Con Compromiso político.


¿De qué igualdad nos hablan si los ingresos de la prostitución forman parte del Producto Interior Bruto?

En este debate juega un papel fundamental el movimiento feminista, que históricamente ha conquistado derechos para todas las mujeres y ha fortalecido la democracia y la dignidad de las sociedades que han avanzado en la igualdad entre hombres y mujeres.

Hoy decimos con orgullo: ¡El feminismo es abolicionista!

Estamos orgullosas de estar hoy aquí querido vecino, vecina. No mires para otro lado. Y tú, vecina que nos acompañas por las redes sociales, tampoco mires para otro lado. Saquemos de la normalidad a esta forma de violencia contra las mujeres.

La cuarta ola del feminismo ha llegado con una demanda impostergable de la agenda política de las mujeres en España y en el panorama global.

¡Basta ya de excluir a la prostitución de los programas de prevención, sensibilización y protocolos en el tratamiento de la violencia sexual!

¡Basta ya de invisibilizar a las mujeres prostituidas del movimiento #MeToo!

¡Basta ya del blanqueamiento que hace ONU Mujeres que se declara neutral ante el avance del concepto “trabajo sexual”!

¡Basta ya de hacer seminarios y conferencias en nuestras universidades, que justifican que la penetración de boca, vagina y ano pueden ser un trabajo como otro cualquiera.

¿Has pensado en algún momento en el impacto de la violencia sexual y prostitucional que sufren mujeres, niñas y niños prostituidos en España y en el mundo?: estrés postraumático, ansiedad y depresión, drogadicción, fobias, y suicidio… Las tasas de mortalidad por suicidio y exposición a la violación de las mujeres prostituidas son incomparablemente más altas que las de población general.

¿De qué igualdad hablamos si las mujeres que son cosificadas y explotadas en esos campos de concentración no tienen igualdad de oportunidades para salir de la prostitución y el derecho a vivir una vida libre de violencia machista?

Pongamos freno al neoliberalismo depredador que obliga a las más empobrecidas, las migradas con o sin papeles, a ser víctimas del sistema prostitucional y de leyes como la Ley Mordaza y la Ley de Extranjería, que las identifica, las multan, las detienen en los Centros de Internamiento para Extranjeros y las expulsan.

Hoy venimos a decir frente a un prostíbulo que ninguna mujer nace para puta.

No haremos la revolución feminista sin vosotras, mujeres prostituidas. No hay “otras”. La prostitución es una institución patriarcal que nos afecta a todas las mujeres y por eso todas somos “nosotras”.

Nosotras, mujeres de Madrid en el marco del 25 de noviembre de 2019:

Exigimos al nuevo gobierno que se constituirá, la aprobación de una Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional que incluya:

  • Medidas de protección y amparo integrales de las supervivientes de la prostitución.
  • Criminalización de todas las formas de proxenetismo.
  • Penalización al demandante de prostitución por la compra de acto sexual.
  • Reconocimiento de mujeres prostitutas asesinadas como víctimas oficiales de VG.
  • Implementación de programas y alternativas laborales de salida de la prostitución.
  • Educación afectivo-sexual feminista en todas las etapas y niveles educativos con control en el acceso al consumo de pornografía.
  • Campañas públicas de prevención y desincentivación del consumo de prostitución.

Exigimos el nombramiento de una Ministra de Igualdad abolicionista que asuma la tarea que demanda el movimiento feminista.

Exigimos “Hechos, no palabras” a quienes nos gobiernan.

Por último, hacemos un llamamiento al Movimiento Feminista. Llevemos este discurso y estas demandas a escuelas, universidades, trabajos, casas… Multipliquemos los aliados y aliadas allí donde vayamos.

Nuestro momento ha llegado y es ahora: ¡Únete por la abolición de la prostitución!

Súmate y exige con orgullo junta a nosotras: ¡Hechos, no palabras!

Hoy y siempre: ¡Viva la lucha feminista!

#LeyAboliciónProstituciónYa

#UniversidadSinProstitución


Puedes ver el video completo de la lectura del manifiesto frente al prostíbulo del Paseo de la Castellana, en Madrid, el 24 de noviembre de 2019.

No Comments Yet

Comments are closed

Proyecto asociado a:Feminicidio.net
Proyecto de:Asociación La Sur
Con la colaboración de:
Con la colaboración de:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar