Manifiesto de La Junquera: cierren los campos de concentración para mujeres y niñas

Lectura del Manifiesto de La Junquera, 16 de octubre de 2021.
El manifiesto de la marcha en La Junquera del 16 de octubre de 2021 pone en el centro de atención a los proxenetas, como principales actores que se lucran de la explotación sexual de mujeres y niñas de todo el planeta. La Escuela Abolicionista Internacional se reúne en la frontera con Francia para denunciar esta forma de violencia contra las mujeres normalizada y generalizada en todas las culturas del mundo y para exigir al gobierno de coalición una ley abolicionista del sistema prostitucional que penalice a los puteros entendiendo la demanda de prostitución como una forma de violencia sexual.

 

Manifiesto de la marcha en La Junquera, 16 de octubre de 2021

Hoy venimos a decir frente al mayor prostíbulo del sur de Europa, aquí, en La Junquera, que ninguna mujer nace para puta.

No haremos la revolución feminista sin vosotras, hermanas prostituidas, migradas, empobrecidas y captadas en los países del sur global. No hay “otras”, SOMOS MUJERES. La prostitución es una institución patriarcal que nos afecta a todas.

Y quienes más se lucran de esta explotación, junto con los puteros, son los proxenetas. Son ellos quienes deshumanizan a nuestras hermanas mientras pretenden blanquearse como meros empresarios con la legalización de la prostitución.

La realidad es que la mayoría de los proxenetas son grupos del crimen organizado que explotan sexualmente a mujeres y niñas como un negocio más. De media, según la ONU, cada grupo está formado por cinco proxenetas, que explotan a unas diez mujeres en un periodo de año y medio. Su vinculación con otros delitos es clara, especialmente con el tráfico de drogas, el lavado de dinero, el fraude financiero y otros delitos transnacionales.

¿Queremos seguir viviendo en un país que sea el paraíso de proxenetas?

¿Queremos seguir sosteniendo la economía en nuestros municipios a costa de la explotación sexual de mujeres?

¿Queremos un futuro en el que nuestras hijas sean mercancías y nuestros hijos agresores sexuales?

España ocupa el primer puesto en consumo de prostitución de Europa y el tercero en el mundo. Estamos rodeadas de puteros: son nuestros amigos, compañeros de trabajo, padres, hijos, nuestras parejas…

Son nuestros gobernantes los que derrochan nuestro dinero público en prostíbulos, monumentos de la corrupción:

– Los 32.000 euros de la trama de los ERE que involucró a políticos del PSOE en Andalucía gastados en prostitución de lujo;

– el “servicio de señoritas” que ofrecía el cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa, a los políticos que sobornaba del PP;

– el “volquete de putas” con el que celebraban los políticos del PP de Madrid implicados en el Caso Púnica.

La cultura putera atraviesa todas las capas sociales de este país y se ha incrustado en la podredumbre política allí donde ha llegado.

Y La Junquera es el paradigma del neoliberalismo terminal. Autobuses llenos de hombres, muchos franceses que huyen de la legislación abolicionista de su país, donde la compra de sexo está penada hasta con cárcel. Esos hombres que vienen a consumir al centro comercial con sus familias y aprovechan para explotar a mujeres a este lado de la frontera. Son ellos, los puteros, quienes mueven y motivan la explotación sexual de nuestras hermanas. Porque sin puteros no hay prostitución.

Exigimos “Hechos, no palabras” a quienes nos gobiernan.

Exigimos al gobierno de coalición la aprobación de una Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional, que defina la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres. Esto supone:

– Medidas de protección y amparo integrales a víctimas y supervivientes de la prostitución.

– Programas y alternativas laborales de salida de la prostitución.

– Reconocimiento de mujeres prostituidas asesinadas como víctimas oficiales de violencia de género.

– Criminalización de todas las formas de proxenetismo.

– Penalización a puteros entendiendo la demanda de prostitución como violencia sexual.

– Educación afectivo-sexual feminista en todas las etapas y niveles educativos con control en el acceso al consumo de pornografía.

– Campañas públicas de prevención y desincentivación del consumo de prostitución.

Hacemos un llamamiento a toda la sociedad. El abolicionismo es una vindicación de los Derechos Humanos: la prostitución es incompatible con la igualdad entre mujeres y hombres, con la dignidad humana y con el derecho a la libertad y a la indemnidad sexual. Llevemos este discurso y estas demandas a escuelas, universidades, trabajos, casas… Multipliquemos las alianzas allí donde vayamos.

Nuestro momento ha llegado y es ahora. ¡Únete por la abolición de la prostitución!

Súmate y exige con orgullo junto a nosotras:

¡CIERREN LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN PARA MUJERES Y NIÑAS!

¡HECHOS, NO PALABRAS!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Proyecto asociado a:Feminicidio.net
Proyecto de:Asociación La Sur
Con la colaboración de:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar