Pornhub incumple la legislación internacional de Derechos Humanos

pornhub
La compañía Mindgeek, que aloja, entre otras páginas, la famosa web de pornografía Pornhub, vuelve a estar de actualidad tras la denuncia de una treintena de supervivientes y las recomendaciones del Comité de Acceso a la Información, Privacidad y Ética, que emite al parlamento canadiense tras ponerse el foco en las violaciones de Derechos Humanos que la empresa parece ignorar sistemáticamente en aras de sus beneficios económicos.

Las denuncias incluyen casos de menores desaparecidas e identificadas en videos con cientos de miles de reproducciones en la web, violaciones múltiples y abusos de todo tipo, que refuerzan la teoría feminista contra la pornografía como una escuela de violencia sexual. Repasamos de dónde ha surgido la denuncia y la reacción del movimiento feminista internacional ante esta inusual atención y cuestionamiento a los grandes beneficiarios de la explotación sexual por parte de unas instituciones.

Antecedentes: ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

El movimiento feminista lleva décadas alertando de la normalización de la violencia contra las mujeres mediante la pornografía y cómo esta se ha convertido, de facto y a nivel global, en una escuela de violencia sexual que la retroalimenta. Aunque se habían hecho públicas algunas denuncias en medios de comunicación internacionales (como el caso de Rose Kalemba), el tema no estalló en la agenda mediática hasta la publicación el 4 de diciembre de 2020 en el New York Times de un artículo firmado por el periodista de investigación Nicholas Kristof, que reunía testimonios de supervivientes de la plataforma en casos de explotación sexual, abusos sexuales y distribución de videos de menores sin establecer mecanismos de control. “Monetiza violaciones de niños, pornovenganza, videos grabados sin consentimiento en duchas de mujeres, contenido racista y misógino y escenas de mujeres siendo asfixiadas con bolsas de plástico”, aseguraba por aquel entonces el periodista, que denunciaba casos como el de una menor de 15 años desaparecida y localizada por su madre tras identificar 58 vídeos de la menor en Pornhub. Los agresores fueron detenidos, pero a Pornhub no se le hizo responsable de compartir los vídeos y beneficiarse de ellos. Tal y como explicaba el periodista, en aquel momento “era imposible saber si una joven en un vídeo tenía 14 o 18 años, por lo que ni Pornhub ni nadie más puede tener una clara idea de cuánto del contenido es ilegal”.

El artículo desencadenó una serie de reacciones que llegan hasta hoy. Pero lo primero que hizo reaccionar a la compañía fue que Visa y Mastercard, a quienes Kristof señalaba como beneficiarios de las violaciones de Derechos Humanos denunciadas, bloquearon los pagos realizados a la plataforma. En menos de 24 horas, Pornhub pasó de alojar más de 13 millones de vídeos a reducirse a 3 millones, tras la eliminación en masa de muchos de sus vídeos. La compañía decidió hacer públicas nuevas normas de participación en su web: solo podrán subir nuevos vídeos aquellos usuarios que estén verificados (identificados) por la plataforma.

Por su parte, el Comité de Acceso a la Información, Privacidad y Ética de Canadá, donde tiene su sede Mindgeek, inició una serie de entrevistas. Según aparece en el propio informe, “después de escuchar a un superviviente y a los ejecutivos de Pornhub y MindGeek, el Comité amplió su estudio para escuchar testimonios de sobrevivientes adicionales y organizaciones de protección infantil, el gobierno federal y las fuerzas del orden, organizaciones de apoyo, trabajadores sexuales y otras partes interesadas. El Comité también recibió varios reportes”. Entre estos reportes de aportaciones, se presentó uno en nombre de una alianza del Sur Global en el que participó Feminicidio.net.

Alianza global contra la pornografía

“Para nosotras está claro que lo que sucede en Canadá no se queda en Canadá. Canadá es el hogar de MindGeek, una empresa criminal multimillonaria que comercia con los cuerpos de mujeres y niños, y propietaria de los sitios de pornografía gratuitos más grandes del mundo, incluido Pornhub”, denunciaba en una rueda de prensa con parte del Comité la profesora emérita en sociología Gail Dines, que hizo una llamada a las organizaciones especializadas para participar de las reuniones que asistirían a los miembros de la comisión en la elaboración del informe, que incluiría recomendaciones dirigidas al parlamento canadiense. Todas las reuniones están disponibles en la página web de la Comisión e incluyen intervenciones de organizaciones e individuos de todo el mundo.

“Sabemos por las supervivientes que Pornhub carga videos de niñas violadas, muchos de las cuales son víctimas de trata. También sabemos que llegar a los 18 años no protege a las mujeres de ser víctimas de trata y de que sus violaciones se suban a Pornhub. MindGeek se esconde detrás del mantra del consentimiento”

(Gail Dines)

“Mindgeek / Pornhub es cómplice de la distribución y se beneficia de la violación, la tortura, la trata, la falta de consentimiento y el contenido de explotación sexual infantil. El Comité de Ética debe centrarse en buscar reparación y garantizar que las mujeres y los niños están protegidos de la violencia y la explotación masculinas”, denunciaba el comunicado de las 581 firmantes de uno de los documentos, entre las que se encuentran referentes abolicionistas como la canadiense Jeanne Sarson (especializada en la investigación y denuncia de la tortura no estatal), Megan Walker (London Abused Women’s Centre) o la filósofa española Rosa Cobo Bedia .

Feminicidio.net participó en la rueda de prensa de organizaciones del Sur Global contra la pornografía, en la que hizo hincapié en la clara influencia de la pornografía en casos de violencia sexual como las agresiones sexuales múltiples, documentadas en GeoviolenciaSexual.com, junto a las comentadas por otras ponentes. “Estas violaciones colectivas en España, Italia, India y otros lugares no son incidentes aislados, son el resultado de la normalización de la violencia sistemática de la pornografía”, concluíamos.

Para las organizaciones internacionales era importante hacer comprender al Comité la dinámica de desigualdad estructural que alimenta todas las formas de explotación sexual, incluida la que se da en la industria pornográfica. Una forma de violencia sexual que se ha visto reforzada por el uso de las tecnologías y el anonimato que garantizan las plataformas más populares. Los efectos en la vida de las mujeres afectadas son devastadores y la responsabilidad de plataformas y Estados que se benefician de los impuestos aportados por estas empresas están en el centro del debate. ¿Qué mundo queremos construir? ¿Queremos que Mindgeek sea, como denuncia Charlie Angus, un socio prioritario para la RCMP (el FBI canadiense)? ¿Queremos dar la espalda el testimonio de miles de supervivientes mientras construimos relaciones con quienes se benefician de su explotación?

“Lo que encontramos durante el estudio fue un patrón de negligencia corporativa por parte de Mindgeek/Pornhub. Sus reclamos de responsabilidad corporativa y legal no resistieron el testimonio poderoso y a menudo desgarrador que escuchamos de los supervivientes que se presentaron con mucha valentía. Quizás aún más impactante fue la indiferencia del gobierno federal y la RCMP [el FBI canadiense] por no aplicar las leyes que existen en Canadá para garantizar la justicia para las mujeres y las niñas que han sido explotadas”, aseguran fuentes cercanas al grupo redactor del informe.

Todo tipo de abusos por parte de Pornhub

Antes incluso del detonador artículo publicado por Nicholas Kristof en el New York Times, Rose Kalemba narró su traumática experiencia: un día leyendo comentarios en MySpace se percató de que dos auténticos desconocidos discutían con asombroso detalle aspectos de una agresión sexual que sufrió meses antes. Según descubrió, “un sitio web llamado Pornhub permitió a mis atacantes subir seis videos de mi violación cuando tenía 14 años, y después se negó a quitarlos, incluso cuando lo intenté diariamente durante seis meses”.

La historia de Rose disparó las investigaciones de Kristof en el New York Times, pero no fue la única que había acusado a la empresa. Entre otras, mujeres como Mia Khalifa o Nikki Benz han denunciado los abusos de la industria. En el caso de Sarah Joe Chamoun (nombre real de Mia), la industria, y especialmente la empresa Bangbros (también conocida como BBros) sigue explotando su imagen y comercializando con sus videos sin su consentimiento. La joven llegó a recibir amenazas de muerte por aparecer en videos con hiyab en 2014, una sesión en la que sufrió abusos por parte del fotógrafo. Sarah destapó su situación en redes sociales, con un mensaje claro de la situación en la que se encontraba cuando formó parte de la industria:

“Ese continuo ataque disociativo de recordar la impresión que miles de personas tienen de ti, basada únicamente en los tres meses más difíciles, tóxicos e inusuales de tu vida, cuando tenías 21 años”.

La reacción no se hizo esperar: la compañía creó un sitio web solo para contradecir a la joven, hablando de “acusaciones falsas”.

Poco antes del #MeToo era Nikki Benz quien denunciaba a ‘Tony T.’ por violación en un rodaje. Este cruzó la denuncia con una por difamación e injurias contra su persona e imagen y sigue hablando de “denuncias falsas” que han afectado gravemente a su carrera. Benz denunció entonces a la empresa Mindgeek, propietaria de Pornhub y miles de otras webs de pornografía a nivel global.

La violencia de la industria es global, estructural y sistemática, denunciada también en España por Mabel Lozano en su obra ‘PornoXplotación’ (Editorial Alrevés), que se hace eco de experiencias reales en la industria.

Y ahora, ¿qué?

El informe no ha contentado ni a abolicionistas ni a regulacionistas, ya que podemos encontrar recomendaciones en la línea de ambas teorías, sin definirse una línea general en el reporte. Durante su elaboración, los miembros del Comité hicieron hincapié en limitar el alcance de la discusión y remitían al poder legislativo cualquier capacidad de decisión sobre la abolición o regulación de la prostitución en Canadá, un país que adoptó el modelo abolicionista de la prostitución en 2014, con multas desde los 500 dólares hasta penas de cárcel para los demandantes de prostitución.

Ante este proceso, que parece abrir un debate más profundo en las instituciones canadienses, el movimiento feminista abolicionista toma nota de uno de los frentes a los que deberán prestar especial atención en los próximos años, por las consecuencias devastadoras no solo para las mujeres y niñas canadienses, sino para todas las mujeres y niñas del mundo víctimas de esa violencia física, sexual y simbólica que representa la pornografía a nivel global. Y la crítica a los resultados del informe no se ha hecho esperar.

“Si bien apoyamos el trabajo del Comité de Ética, nuestra opinión es que existe una grave falla para confrontar específicamente en las recomendaciones la construcción social en línea de misoginia, crueldad, abuso, tortura y discriminación perpetrados específicamente contra mujeres y niñas como grupo social”, matizaban Jeanne Sarson y Linda MacDonald ante la publicación del informe. Y continuaban: “Existe una falla en nombrar y abordar claramente la pornografía de crueldad, abuso, violación, violaciones en grupo, tortura, humillación y deshumanización de mujeres y niñas, que exigen de estas maneras:

  • La recomendación 1 del Comité de Ética relativa a la responsabilidad y el “deber de cuidar” necesita abordar la misoginia y la evidencia de la demanda como un crimen de odio cuando se cargan videos pornográficos de crueldad, abuso, tortura, humillación y deshumanización de mujeres y niñas en sitios web como como Pornhub. Esta demanda implica una discriminación misógina de las mujeres y las niñas como grupo social específico y debe ser catalogada como crimen de odio. Canadá tiene la obligación legal internacional de derechos humanos de prevenir la discriminación sexual femenina.
  • La recomendación 4 del Comité de Ética es que el Centro Nacional de Delitos de Explotación Infantil (NCECC) de la RCMP sea la agencia de ejecución a la que las personas u otras personas que brindan un servicio de Internet denuncien los delitos de pornografía infantil en Internet. Aumentar la efectividad de la protección requiere transformaciones canadienses en los valores integrados en los sistemas policiales, incluido que la RCMP transforme la misoginia de su cultura al llevar a la justicia las demandas de la pornografía de crueldad, abuso, violación, violaciones en grupo, tortura, humillación y la demanda de deshumanización y que se proteja a las mujeres y las niñas.
  • La recomendación 12 del Comité de Ética sobre “posibles nuevos patrones de violencia sexual” necesitaba recomendar nombrar y criminalizar la demanda en línea de la pornificación de las victimizaciones por tortura. Que las mujeres y las niñas están siendo torturadas fue revelado por Rose, Megan Walker, del London Abused Women’s Centre, por nuestra presentación, “Eliminate Demand, It Drives “Pornographic” Victimization and Corruption: A Brief”, y en el declaraciones de las mujeres globales compartidas durante la conferencia de prensa pública el 15 de junio. La tortura se considera globalmente una violación distinta de los Derechos Humanos que Canadá o cualquier país nunca debe permitir que ocurra en ninguna circunstancia. El relator especial de las Naciones Unidas, Nils Melzer, escribió que los países deben prevenir, investigar, enjuiciar y castigar los actos de tortura y crueldad como la violación y la tortura. La pornificación de la victimización por tortura, por definición incluye dolores y sufrimientos severos mentales y físicos, es preocupante y se incluye en estos escritos presentados de:

El informe, elaborado por el Comité sobre el Acceso a la Información, Privacidad y Ética de Canadá, recoge todas las aportaciones recibidas para su elaboración, incluyendo algunas de defensores del “trabajo sexual” y su terminología. Aunque no representa las peticiones de organizaciones feministas de todo el mundo que exigían medidas más radicales, las recomendaciones finales del informe suponen un aumento del control a estas plataformas. Se trata de las siguientes:

  1. Sobre responsabilidad: “Que el gobierno de Canadá explore medios para responsabilizar a las plataformas en línea por cualquier falla para prevenir la carga o garantizar la eliminación oportuna de material de abuso sexual infantil, contenido que represente actividad no consentida y cualquier otro contenido cargado sin el conocimiento o consentimiento de todas las partes, incluida la promulgación de un deber de cuidado, junto con sanciones financieras por incumplimiento o incumplimiento de un deber de cuidado requerido”.
  2. Sobre el deber de verificar la edad y el consentimiento: “Que el Gobierno de Canadá ordena que las plataformas de alojamiento de contenido que operan en Canadá requieren la afirmación de todas las personas representadas en contenido pornográfico, antes de que se pueda cargar, que tienen 18 años o más y que dan su consentimiento para su distribución, y que consulte con el Comisionado de Privacidad de Canadá con respecto a la implementación de dicha obligación”
  3. Sobre la consulta: “Que el Gobierno de Canadá consulte con sobrevivientes, centros de defensa infantil, agencias de apoyo a las víctimas, fuerzas del orden, plataformas web y trabajadores sexuales antes de promulgar cualquier legislación o reglamentación relacionada con la protección de la privacidad y la reputación en las plataformas en línea”.
  4. En relación con la sección 3 de la Ley de notificación obligatoria: “Que el Gobierno de Canadá, en colaboración con las provincias, modifique la sección 3 de una ley que respeta la denuncia obligatoria de pornografía infantil en Internet por parte de personas que brindan un servicio de Internet para convertir al Centro Nacional de Coordinación de Explotación Infantil en la agencia policial designada con el fin de reportando bajo esa sección y que se asegure de que el Centro Nacional de Coordinación de Explotación Infantil tenga los recursos que necesita para investigar el aumento de referencias de materiales de abuso sexual infantil”.
  5. sobre las obligaciones de presentación de informes: “Que el Gobierno de Canadá invierta recursos para garantizar el cumplimiento de los proveedores de acceso, los proveedores de contenido y los servicios de alojamiento de contenido de Internet con sus obligaciones de informar en virtud de una ley que respeta la denuncia obligatoria de pornografía infantil en Internet por parte de personas que brindan un servicio de Internet a través de iniciativas de educación y concienciación”
  6. En relación con la sección 11 de la Ley de notificación obligatoria: “Que el Gobierno de Canadá considere enmendar la sección 11 de una ley que respeta la notificación obligatoria de pornografía infantil en Internet por parte de personas que brindan un servicio de Internet para extender el período de tiempo para iniciar el enjuiciamiento por un delito en virtud de esta ley”.
  7. Con respecto al cumplimiento de la Ley de Información Obligatoria: “Que el Gobierno de Canadá pida a la Real Policía Montada de Canadá y a otros servicios policiales que garanticen el cumplimiento de los proveedores de servicios de Internet, según se define en una Ley que respeta la denuncia obligatoria de pornografía infantil en Internet por parte de personas que prestan un servicio de Internet, con sus obligaciones de denuncia. en virtud de esa ley, y que el cumplimiento sea absoluto sin que los proveedores puedan optar por no participar”.
  8. Sobre los requisitos para los cargadores de contenido: “Que el Gobierno de Canadá estableció requisitos para que quienes suban contenido proporcionen prueba del consentimiento válido de todas las personas representadas y que las nuevas regulaciones incluyan sanciones lo suficientemente severas como para actuar como un disuasivo efectivo”.
  9. Con respecto al contenido pornográfico y la verificación de edad: “Que el gobierno de Canadá desarrolle regulaciones claras que requieran que los proveedores de servicios de Internet, como se define en una ley que respeta la notificación obligatoria de pornografía infantil en Internet por parte de personas que brindan un servicio de Internet, utilicen un proceso sólido para la verificación de edad de todas las personas en contenido pornográfico cargado , incluido el contenido generado por individuos, estudios o socios contractuales”.
  10. Sobre la aplicación proactiva de las leyes canadienses: “Que el gobierno de Canadá haga cumplir de manera proactiva todas las leyes canadienses con respecto al material de abuso sexual infantil y la publicación de material no consentido y que, en particular, haga cumplir la sección 3 de una ley que respeta la denuncia obligatoria de pornografía infantil en Internet por parte de personas que brindan un servicio de Internet. al exigir a todos los proveedores de servicios de Internet, según se define en la Ley, que informen sobre el material de abuso sexual infantil directamente a un oficial, alguacil u otra persona empleada para la preservación y mantenimiento de la paz pública”.
  11. Sobre los mecanismos accesibles para la eliminación de contenido en línea: “Que el gobierno de Canadá desarrolle mecanismos accesibles que garanticen que los canadienses víctimas de la publicación de una imagen o video en línea sin su consentimiento en sitios como Pornhub tengan derecho a que se elimine ese contenido de inmediato y a que se les otorgue el beneficio de la duda con respecto a la naturaleza no consensuada del contenido, y que el Gobierno de Canadá proporcione todos los recursos necesarios para poner en marcha estos mecanismos accesibles”.
  12. Sobre un posible nuevo patrón de violencia sexual: “Que el gobierno de Canadá trabaje con grupos de partes interesadas clave, como centros canadienses de agresión sexual, organizaciones de derechos de la mujer y representantes de las comunidades LGBTQ2 para determinar si la publicación de material no consensuado que representa la violencia sexual en sitios como Pornhub refleja y contribuye a, un nuevo patrón de violencia sexual, y que informe al Parlamento de sus hallazgos, incluidas recomendaciones para acciones futuras”.
  13. En relación con la responsabilidad de los sitios web con respecto a la descarga y recarga de contenido pornográfico: “Que el Gobierno de Canadá responsabilice a los sitios web que permiten la descarga y la nueva carga de contenido pornográfico que borra la identidad del material fuente, evitando así que las autoridades evalúen a los responsables del material”.
  14. Relativo a un nuevo marco legal para imponer determinadas obligaciones a los proveedores de servicios de Internet que alojan contenido pornográfico: “Que el Gobierno de Canadá cree un marco legal que obligue a los proveedores de servicios de Internet que alojan contenido pornográfico a:
    1. implementar y utilizar las herramientas disponibles para combatir la repetición flagrante e implacable de contenido ilegal;
    2. contratar, capacitar y supervisar eficazmente al personal para que lleve a cabo tareas de moderación y eliminación de contenido a una escala adecuada;
    3. mantener registros detallados de los informes y las respuestas de los usuarios que puedan ser auditados por las autoridades;
    4. ser legalmente responsable de las decisiones de moderación y eliminación de contenido y del daño a las personas que resulta cuando los esfuerzos son inadecuados; y
    5. incorporar y diseñar características que prioricen los mejores intereses y derechos de privacidad de los niños y adultos vulnerables”.
Nerea Novo Paleo

Analista de datos y redactora

Licenciada en Periodismo, ocupa la posición de analista de datos y redactora, además de representar a Feminicidio.net en foros e instancias internacionales.

No Comments Yet

Comments are closed

Proyecto asociado a:Feminicidio.net
Proyecto de:Asociación La Sur
Con la colaboración de:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar